Posteado por: M | 3 enero 2010

El repliegue del imperio

Publicado el 3 de enero de 2010 en El Periódico de Catalunya

Tras una crisis que no fue tan calamitosa como muchos presagiaban, y a la espera de una recuperación que se augura problemática, la geopolítica confirmará en 2010 que el Atlántico cede su hegemonía al Pacífico, que Europa está en imparable declive y que el imperio americano, la hiperpotencia única del último decenio, acosada por un síndrome de introspección, inicia un repliegue militar, económico y diplomático de secuelas imprevisibles. El gendarme está fatigado, y en el fondo de todos sus conflictos se agazapa la ideología que combate contra el capitalismo: el islamismo radical. Y un atentado terrorista como los de 2001 arruinaría cualquier vaticinio.

El despertar de Asia llega para quedarse, como signo de los tiempos. Los chinos están aquí, en la vieja Europa, como avanzadilla exportadora de “la fábrica del mundo”, y las tres economías más fuertes –EE UU, China y Japón—confluyen en la cuenca del Pacífico, de manera que las relaciones entre Washington y Pekín, el ya famoso G-2, según  la sigla acuñada por Zbigniew Brzezinski, seguirán influyendo en todos los problemas, participarán en todas las crisis y cabe augurar que dominarán el nuevo orden mundial en gestación. “Chimérica [China y América] contra el mundo”, tituló un diario alemán tras el fiasco de Copenhague.

Ridiculizando algunas profecías optimistas, el multilateralismo tan utópico como cacareado tiene plomo en las alas. Por eso se impone una cosmovisión más realista para calibrar los intereses de las grandes potencias que compiten encarnizadamente por la hegemonía económica, militar y tecnológica. Tras el lamentable espectáculo de la cumbre de Copenhague, resulta obvio que el mundo necesita menos actores y más relevantes, menos retórica y más eficacia, menos histriones y más líderes responsables, menos gasto superfluo y más productividad, quizá más ahorro y menos consumo. Y reformar los mecanismos de la ONU.

El repliegue no será una tarea fácil y sin duda tropezará con múltiples obstáculos. La actuación de Pekín como banquero de Washington condiciona las previsiones. Por eso Obama vacila, pierde la iniciativa y merece el epíteto de “indeciso”, ya que tardó cuatro meses en presentar su estrategia en Afganistán. Su extraño discurso de Oslo, al recoger el premio Nobel de la Paz, fue más el de un comandante en jefe implicado en muchos frentes que el de un aspirante a un mundo en paz y  “sin armas nucleares”. Las guerras pueden ser justas –se jactó — y una potencia debe librarlas sola o en coalición, porque el apaciguamiento conduce a la impotencia cuando no al desastre demorado. Las repercusiones fueron demoledoras: desconcierto de la izquierda, sarcasmo de los conservadores.

El aislacionismo avanza y EE UU descuida incluso su patio trasero en América Latina, en medio de las baladronadas circenses de Chávez, pero se esperan elecciones responsables en Chile y Brasil. “La Administración Obama participa con desgana en las guerras de Irak y Afganistán”, nos instruye el profesor Kenneth Anderson para concretar el repliegue, y las encuestas sugieren que la opinión no está convencida de la urgencia de un liderazgo global o de la prudencia del multilateralismo, dos reclamos en retroceso. También duda de que la de AfPak sea “una guerra de necesidad”, como asevera el presidente. 

Si el aumento de tropas no funciona ni mejoran las prestaciones del régimen de Karzai, se recrudecerá la polémica en las elecciones de noviembre para renovar la Cámara de Representantes y un tercio del Senado, decisivas para mitigar o exacerbar las tensiones de la Casa Blanca con el Congreso. Entonces sabremos si el liberalismo decae ante el empuje intervencionista.

Resulta notorio que ni siquiera con 150.000 soldados podrá ganarse una guerra que ya no es sólo contra los talibanes y Al Qaeda, sino contra amplios sectores de la población no militante. ¿Volveremos a lucubrar con el destino de Afganistán como tumba de los imperios? Ante la perspectiva de una evolución a la vietnamita, que abarcaría a Pakistán, electoralmente catastrófica, las nuevas maniobras del general Stanley McChristal apuntan a la promoción de un acuerdo político con los caciques más maleables de la insurgencia.

La retirada de las tropas de combate de Irak está prevista para agosto, mas los augures no osan certificarla. El negocio del petróleo marcha a ritmo de subasta, pero las elecciones de febrero pueden desembocar en la guerra civil o en la consolidación de la primera democracia árabe. El designio de un Gran Oriente Próximo en paz deviene una quimera, ya que el eterno conflicto de Palestina gravitará sobre las decisiones de Washington. El eslabón perdido de Hamás en Gaza y el programa nuclear de Irán causan tanta alarma como ruido de botas y aviones, aunque lo único seguro es que la negociación está estancada.

No sabemos si Obama dispone de una doctrina para salir del laberinto y abordar los desafíos. Aunque en Oslo dio a entender que no descarta una guerra preventiva en el estilo de Bush (¿advertencia a Irán?), lo más significativo de su pensamiento me parece que radica en la convicción de que es imperativo adecuar los fines a los medios, según el apotegma de Walter Lippmann; es decir, que si el imperio está económicamente exhausto, debe limitar los compromisos exteriores. El repliegue se reputa inexorable porque las revoluciones pendientes son irritantemente domésticas. Comienza el segundo año de “presidencia postimperial”, como pronostica Fareed Zakaria.

Pese al retraimiento de EE UU, Europa se halla en una posición subordinada y poco dispuesta a aprovechar la ocasión histórica. La UE estrena unas instituciones remozadas, pero tiene varios enfermos crónicos; debate sobre los temores de Eurabia, el terrorismo islamista o la oleada inmigratoria, mas adolece de falta de voluntad política para una transformación que realce su protagonismo en el mundo. Ni siquiera es capaz de estabilizar las relaciones con Rusia combinando la libertad con los negocios, sin someterse al chantaje energético. Las elecciones de mayo en Gran Bretaña pueden empeorar la situación en caso de triunfo de los conservadores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: