Posteado por: M | 5 febrero 2010

Europa sin Obama y sin brújula

La decisión del presidente Obama de no acudir a la cumbre Unión Europea (UE)-EE UU, prevista para finales de mayo en Madrid, no sólo constituye un revés para el presidente del Gobierno español, José L. Rodríguez Zapatero, tan ávido de la foto-oportunidad, sino que confirma el marasmo y el limbo institucional en que vive Europa después de la entrada en vigor del tratado de Lisboa, el 1 de diciembre último. Los responsables norteamericanos, en la estela de Kissinger, siguen pensando que la cacofonía europea debe corregirse antes de que las relaciones transatlánticas se consoliden para colaborar en el nuevo orden.

La entrada en vigor del tratado de Lisboa, con su retoque de las instituciones, no ha servido para mucho, a juzgar por los resultados, pese a que estaba llamado a simplificar el organigrama y los procedimientos. Ya escribí que era una mala idea inaugurar una presidencia permanente de 18 meses, que recayó en el belga Herman Van Rompuy, que no molestaba a casi nadie, y mantener al mismo tiempo la presidencia semestral rotatoria, confiada a España. Más burocracia y menos eficacia, más voces y menos concierto, gasto desenfrenado en época de vacas flacas, plétora de comisarios y redundancia funcional.

Las cumbres UE-EE UU, que forman parte de la rutina diplomática, debían celebrarse en Bruselas, pero se permitió al mismo tiempo que Madrid siguiera con la suya por razones que no se ha explicado. Washington consideró que las estructuras europeas son confusas y que la falta de liderazgo es un problema mayor. “Una cumbre en España jamás figuró en el orden del día”, aseguró el secretario de Estado adjunto, Philip Gordon. Si está en lo cierto, ¿quién es el responsable de haber dicho a la opinión pública que Obama iba a llegar a España con cargamento de esperanza?

“El hecho de que la cumbre se celebre en España, después de la entrada en funciones de un presidente del Consejo y de un alto representante para la política exterior, indica claramente que la Unión Europea se encuentra aún en un limbo institucional”, declaró Charles A. Kupchan, analista de las cuestiones europeas en el Council on Foreign Relations, la más prestigiosa institución norteamericana dedicada al estudio de las cuestiones internacionales. “El declive de Europa parece haberse acelerado”, pudo leerse en el Independent londinense.

Desaparecido prácticamente Van Rompuy, desbordada por los acontecimientos la baronesa Ashton, jefa de la diplomacia, y en medio de una fuerte tormenta económica que ha degradado la imagen del presidente español, Europa se halla dominada por el euroescepticismo incorregible y la sorda batalla de siempre por ocupar las candilejas y las poltronas. La burocracia bruselense sigue sin brújula, se toma los problemas con la misma pereza de siempre, hasta el punto de que el Parlamento Europea ha tardado nada menos que cinco meses en conceder la investidura a la Comisión que preside por segunda vez el portugués José Manuel Barroso.

La pretensión eurófila de dar visibilidad y continuidad a la acción exterior de la UE ha encallado una vez más. Europa pierde fuelle, las relaciones transatlánticas necesitan una reforma a fondo y las inquietudes de Washington se desplazan hacia la cuenca del Pacífico. ¿Acaso el famoso tándem París-Berlín tiene fuerza y convicción para dar un nuevo impulso a la construcción europea, que no suscita ningún entusiasmo en Londres? La próxima semana, con el euro en sus horas más bajas, se celebra una cumbre comunitaria en Bruselas. Se cruzan apuestas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: