Posteado por: M | 4 junio 2010

El triángulo del Pacífico

Los japoneses cambian de primer ministro con sorprendente facilidad, antes entre los viejos caciques del Partido Liberal Demócrata (PDL), muchos de ellos abrumados y arrastrados hasta el fango por los escándalos de corrupción y los sobresaltos económicos, ahora entre los líderes del Partido Democrático (PD), la alternativa viable que en agosto de 2009 acabó con la hegemonía que el primero había mantenido durante medio siglo. La novedad en esta ocasión es que Yukio Hatoyama, acosado por los resultados de las encuestas, presentó la dimisión el 26 de mayo por no haber cumplido sus promesas electorales concernientes al cierre o traslado de la base aérea norteamericana de Okinawa.

La notoriedad alcanzada en todo el mundo por la dimisión de Hatoyama se debe a su pública palinodia por no haber cumplido con la promesa electoral de encontrar un nuevo emplazamiento para la base aérea de Futenma y sus ruidosos helicópteros, en la isla de Okinawa, donde se concentran la mayoría de los 40.000 soldados norteamericanos que permanecen en el archipiélago 65 años después de la capitulación que siguió a las bombas de Hiroshima y Nagasaki.

En el imaginario popular europeo está muy arraigada la presunción de que los políticos, los profesionales de la política, rara vez cumplen sus promesas, cuando no se burlan de sus votantes, a veces con absoluta desfachatez, en algunas ocasiones recurriendo a la vieja trampa de la cláusula jurídica latina rebus sic stantibus (estando así las cosas), según la cual un cambio sustancial en las circunstancias invalida las estipulaciones del contrato en el momento de su celebración. Y ya se sabe que las circunstancias varían como el viento.

Menos atención se prestó al segundo factor alegado por Hatoyama: el escándalo derivado de la gestión impropia de los bienes que recibió de su madre y otro que afecta al secretario general de su partido, el influyente Ichiro Ozawa, cuyas inversiones están siendo investigadas por la fiscalía. Ambos asuntos degradan la posición del PD y ponen en tela de juicio  su capacidad para seguir adelante con las reformas prometidas o cumplir con su máxima promesa: desterrar la corrupción que invade todos los complicados engranajes de la política nipona.

En todo caso, la dimisión de Hatoyama en relación con las tropas norteamericanas confirma su incapacidad para descubrir una alternativa de la alianza estratégica con EE UU. Según el razonamiento del primer ministro dimitido, aún no ha llegado el momento oportuno para el cambio crucial que demanda la opinión pública, pero que no aconsejan los equilibrios estratégicos y económicos en la vital cuenca del Pacífico. Las tensiones entre las dos Coreas y el protagonismo creciente de China refuerzan el pronóstico de que los marines están para quedarse. La seguridad de Japón sigue dependiendo de Washington, sus portaaviones y su panoplia antimisiles.

Más que los misiles con cabeza nuclear de Corea del Norte, lo que en realidad condiciona la política y la economía del Japón es la gran sombra de China, que se extiende hasta Taiwán y cuyo inmenso mercado es el Eldorado para las exportaciones de que depende la prosperidad del Japón. Por eso el nuevo primer ministro, Naoto Kan, hasta ahora ministro de Finanzas, al ser elegido por sus correligionarios, prometió que hará todo lo posible por apaciguar a Washington, pero al mismo tiempo por mejorar las relaciones con Beijing. Se trata de preservar el equilibrio del triángulo del Pacífico formado por las tres primeras economías del mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: