Posteado por: M | 3 agosto 2010

Nubarrones sobre el periodismo de calidad

Entre el asombro y el malestar, leo la noticia de que el semanario norteamericano Newsweek, una publicación emblemática y prestigiosa, ha sido vendido por la cantidad simbólica de un dólar al hombre de negocios Sidney Harman, magnate del audiovisual, el 2 de agosto. Como consecuencia de la transacción, la empresa vendedora anunció la dimisión del director del semanario, Jon Meacham, que aparece así como el chivo expiatorio del naufragio. Un mes después de la controvertida venta de Le Monde, el más famoso de los diarios franceses, con fuertes repercusiones políticas, el hundimiento de Newsweek confirma los peores augurios sobre el futuro inmediato de la llamada prensa de calidad.

El semanario norteamericano, fundado en 1933, ha sido vendido por el grupo del diario The Washington Post, propiedad de la muy influyente y respetada familia Graham, que lo adquirió, a su vez, en 1961, pero que no pudo soportar las pérdidas acumuladas por el bajón de los ingresos publicitarios durante los últimos años, que agravaron la explotación deficitaria, pese a que vendía semanalmente 2,3 millones de ejemplares, un millón menos que Time, su encarnizado competidor. Una circulación prácticamente estable o declinante en ambos semanarios desde 1966, según el control norteamericano de la distribución (ABC).

“Todos vivimos una crisis existencial”, señaló Jon Meacham, director desde 2006. Una crisis en la que los especialistas en la materia destacan la influencia de Internet, de la televisión sin fronteras, de las noticias por cable, pero también de la proliferación de las publicaciones populares, menos exigentes en cuanto a la calidad de la información, y de la imparable degradación cultural y política de los lectores y anunciantes. No se sabe muy bien qué significa y cuáles serán las consecuencias de “la crisis existencial”, pero resulta evidente que las publicaciones de calidad descienden al abismo mientras prosperan las que estimulan los bajos instintos, el simplismo, el sectarismo y la procacidad morbosa de las grandes audiencias.

La época dorada en que Time y Newsweek, publicados los lunes, marcaban en su primera página la agenda política mundial de la semana, ya no regresará. Los cambios tecnológicos y sociales, también la insidiosa extensión del poder político, han desbordado todos los intentos de reestructurar, reorientar y mejorar las publicaciones austeras en la forma, rigurosas en sus contenidos. En los últimos tiempos, ante los nuevos desafíos, los dos semanarios incluyeron más análisis y menos noticias, añadieron ensayos de las lumbreras universitarias, Time cambió incluso el día de salida (pasó de lunes a viernes), pero no lograron levantar el vuelo. Hasta que el ocaso devino irreversible.

Las motivaciones políticas también influyeron en la suerte de unas publicaciones que suscitaban al mismo tiempo el interés, la desconfianza y los recelos del poder. Le Monde inició su largo ocaso el día de 1969 en que se jubiló su fundador, Hubert Beuve-Méry, que había mantenido contra viento y marea una altiva e incómoda independencia, incluso frente al general De Gaulle. Su sucesor inmediato, Jacques Fauvet, si bien mantuvo las estructuras cooperativas, con el control último en manos de la Sociedad de Redactores, puso el rotativo al servicio de la empresa política de François Mitterrand y su renovado Partido Socialista, una servidumbre que se enquistó tras la llegada de aquél a la presidencia (1981). En el momento de la venta, Le Monde había perdido incluso su condición de diario de referencia en la vida internacional por sucumbir a la fácil tentación del periodismo centrado en el Hexágono, con Sarkozy como agitador y protagonista del viejo drama de las ilusiones perdidas.

Desde que fue adquirido por el grupo del Washington Post, Newsweek se convirtió en el contrapunto izquierdista, próximo al Partido Demócrata, del conservador y republicano Time. Fue un portavoz moderado, nunca estridente, de las protestas contra la guerra de Vietnam, de la defensa de los derechos civiles y de la cultura pop que llegó a los campus universitarios a principios de los años 60. También fue el encargado de ampliar el eco ensordecedor del escándalo del Watergate y la dimisión del presidente Nixon (1974).

Newsweek ganó una efímera popularidad cuando el candidato Barack Obama (2008) se declaró lector de Fareed Zakaria, una de las estrellas en ascenso del semanario, director de su edición internacional. Sus tribulaciones aumentaron con la ruidosa irrupción en el paisaje político de un nuevo conservadurismo más agresivo que el tradicional. Ahora queda en manos de un nonagenario curtido en otros negocios, cuya relación con la prensa de calidad es una incógnita.

Anuncios

Responses

  1. El mundo va caminando desde hace tiempo hacia la “Idiotez ilustrada” donde aoenas hay cábida para el periodismo serio, como tampoco la hay para la buena literatura, música o arte que se pueda llamar tal

  2. ……Pues…Don Mateo:Nosotros los que utilizamos las publicaciones abiertas,de momento,podemos expresar nuestras opiniones,y ahora,desde que una minoría tumbada en la calle,enseñando coños,culos y rabos, embadurnadas con pure de pomodoro,para que los gobernantes prohiban las corridas de toros,pues ya tampoco podemos escribir nada sobre estos animales.-
    Mí artículo :LA GRAN PELEA DEL TORO BRAVO,ha sido censurado en Indymedia Barcelona.-
    Estos “gobernantes” algunos analfabetos virtuales,siguen las exigencias de esas minorías,y les hacen caso.-
    Mí artículo llena un vacio en la literatura de la tauromaquia:La bravura y pelea del toro y su cultura,pero claro…si el tripartito tiene un consejero que llama publicamente mequetrefes a los toreros,etc,etc, pues no me extraña,lo que ocurre,posiblemente pronto tengan que vender algunos medios de publicaciones catalanes.-
    Tiempo al tiempo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: