Posteado por: M | 14 diciembre 2010

Obama y Clinton reconocen su fracaso en Palestina

Casi dos años después de haber asumido el mando con el manifiesto prurito de corregir los errores, la parcialidad y los olvidos de su predecesor, Barack Obama se muestra desconcertado y vacilante ante la paralización del proceso de paz entre israelíes y palestinos. Toda su estrategia en el Oriente Próximo sufre un duro quebranto por este fracaso prácticamente inevitable desde hace meses, pero ahora reconocido y lamentado. La secretaria de Estado, Hillary Clinton, acompañó al presidente en la frustración con un discurso sombrío y anodino para reconocer el fin de las negociaciones directas y el retorno de la desgastada y vieja táctica de abordar por separado con ambas partes, sin premuras, las profundas divergencias que se han convertido en obstáculos aparentemente insalvables.

La causa inmediata del punto muerto de las negociaciones directas entre Israel y la Autoridad Palestina radica en la negativa del gobierno hebreo a prorrogar la moratoria de 10 meses que expiró a finales de septiembre para la construcción de nuevas viviendas en las colonias judías (the settlements, los asentamientos, según la jerga políticamente correcta), tanto en Cisjordania como de manera especial en el sector oriental de Jerusalén de mayoría árabe. En este asunto crucial, Obama perdió la batalla ante la firmeza o la intransigencia del primer ministro israelí, Benyamin Netanyahu, cuyo gobierno depende precisamente de las fuerzas políticas y el dinero norteamericano que están detrás de la colonización.

El presidente palestino, Mahmud Abás, se negó a regresar a las conversaciones sin una parón previo de la colonización, entre otras cosas, porque no quiere ser vilipendiado como “traidor” tanto en la propaganda de Hamás como en el imaginario y la experiencia diaria de la mayoría de los palestinos que, aunque políticamente desgarrados, sufren conjuntamente el expolio y la humillación desde hace años a manos de unos colonos arrogantes, codiciosos y armados hasta los dientes. “Entre los asentamientos y la paz, el gobierno israelí eligió los asentamientos”, declaró el jefe de la delegación palestina en la negociación directa, Saeb Erekat.

El descalabro y la frustración de la diplomacia estadounidense, que lleva 18 meses enredada en el proceso y desorientada en el laberinto, resultan tanto más llamativos por cuanto las negociaciones directas fueron inauguradas con pompa y circunstancia, en medio de un gran despliegue mediático, en la Casa Blanca, a principios de septiembre, pero hubieron de ser aplazadas sine die tres semanas después, cuando se hizo evidente que Netanyahu no estaba por la tarea políticamente arriesgada de prorrogar la moratoria. Las maniobras prosiguieron entre bastidores y con diversas visitas a la zona.

En su discurso del 10 de diciembre, Clinton insistió en que las nuevas construcciones en los territorios ocupados constituyen “un obstáculo para la paz” y se refirió a los problemas específicos que están en el corazón del conflicto, quebradero de cabeza y piedra de toque de cualquier gestión pacificadora: las fronteras del Estado palestino y la seguridad de Israel, las colonias en Cisjordania, el control del agua y el destino de los refugiados, el estatuto definitivo de la parte oriental de Jerusalén que estuvo bajo administración jordana hasta la guerra de 1967 y donde se ubican los lugares santos de las tres religiones.

En un esfuerzo de última hora, Obama ofreció a Israel la entrega de aviones y misiles de última generación –con la mirada puesta en Irán– y garantías diplomáticas suplementarias a cambio de una nueva moratoria de tres meses en la ampliación de las colonias, excluyendo Jerusalén oriental. Los portavoces israelíes aseguran que Netanyahu aceptó el trato en principio, pero que la Casa Blanca, de manera inopinada, retiró el ofrecimiento, sin que se conozcan los motivos.

Una prueba más del tortuoso camino de la negociación y de las dudas y la irresolución del presidente, sometido no sólo a las presiones contradictorias de los israelíes y los palestinos, sino también de la influyente comunidad judía de EE UU y de los jeques del petróleo. Éstos ya no temen al factor supuestamente revolucionario y laico del nacionalismo árabe y palestino, pero si a la predicación islamista teledirigida desde Teherán y con ecos crecientes en toda la región.

Para mitigar el fracaso, la Casa Blanca inmediatamente instruyó a su enviado especial, George Mitchell, para que se trasladara a la región a iniciara conversaciones con ambas partes y la Liga Árabe. El 13 y 14 de diciembre, Mitchell se entrevistó ya con el primer ministro israelí y el presidente de la Autoridad Palestina, pero no soltó prenda sobre lo que pueda llevar en sus alforjas. Esta nueva opción diplomática, como todas las anteriores, difícilmente podrá hallar una solución aceptable para los problemas esenciales antes enumerados. Obama no sólo ha fracasado como tantos otros presidentes, sino que perdió una excelente oportunidad para reparar los agravios más notorios de los palestinos sin dar la impresión de que doblaba la mano del aliado israelí.

La Unión Europea (UE) también está decepcionada por la marchar de los acontecimientos, pero sus miembros divergen en cuanto a la mejor manera de afrontar el problema. Reunidos el 13 de diciembre, los ministros de Exteriores de los 27 “lamentaron” la negativa de Israel a prorrogar la moratoria inmobiliaria en las colonias, que consideran ilegales, pero aplazaron cualquier decisión que pueda incomodar al gobierno de Netanyahu. Los ministros “reiteraron su disposición, cuando resulte apropiada, para reconocer al Estado palestino”.

Esta declaración se produjo como respuesta a un llamamiento del presidente Abás para que los Estados de la UE reconozcan a un Estado palestino con las fronteras previas a la guerra de 1967, cuando las tropas israelíes ocuparon la península del Sinaí, Cisjordania, Gaza y los altos del Golán. La primera fue devuelta a la soberanía egipcia en aplicación del tratado de paz egipcio-israelí de Camp David (1978), negociado durante la presidencia de Jimmy Carter.

La opinión de The Elders

Y mientras la Casa Blanca se extraviaba en sus fallidos proyectos, he aquí que el grupo conocido como The Elders, fundado por Nelson Mandela en 2007 e integrado por prominentes personalidades mundiales, dedicado a abordar los conflictos y proponer soluciones, publicó una declaración en la que urge el comienzo de una nuevo proceso revisado de paz “basado en la ley internacional y en el respeto de los derechos humanos, destinado a definir las fronteras entre Israel y el nuevo Estado palestino, así como a abordar las cuestiones de seguridad, sin olvidar otros asuntos que forman parte del meollo del conflicto” .

Ese grupo de estadistas aboga por la solución de los dos Estados e insta a Israel a detener cualquier actividad colonizadora en los territorios ocupados, “porque los asentamientos son ilegales según la ley internaciónal”, y le exige que levante el bloqueo “ilegal e inhumano” de Gaza. Añaden que el Estado palestino, con capital en Jerusalén oriental, debe tener unas fronteras “basadas en las de 1967”, aunque dejan la puerta abierta a reajustes territoriales menores. Un programa absolutamente inaceptable para Israel y jamás asumido con todas sus consecuencias por EE UU.

El grupo The Elders está integrado por Martti Ahtisari, Kofi Annan, Ela Bhatt, Lakhdar Brahimi, Gro Brundland, Fernando Henriques Cardoso, Jimmy Carter, Graça Machel, Mary Robinson y Desmond Tutu. Nelson Mandela y Aung San Suu Kyi son miembros honorarios. Gentes relevantes y con experiencia de todos los continentes, pero sin capacidad ejecutiva.

Tanto los firmantes del documento sobre las premisas del proceso de paz como los integrantes del grupo pueden consultarse aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: