Posteado por: M | 16 diciembre 2010

Apología de Fariñas

El escribidor de este blog se inclina más por el análisis que por la diatriba o las opiniones personales, pero en esta ocasión pretende desviarse de la reflexión estricta para romper una lanza en favor del disidente cubano Guillermo Fariñas, superviviente de varias huelgas de hambre contra la iniquidad de la dictadura, al que el Parlamento Europeo entregó simbólicamente el Premio Sajarov 2010 por la libertad de conciencia, el 15 de diciembre. Como el gobierno castrista no le permitió acudir a Estrasburgo para recoger el galardón, Fariñas utilizó una grabación telefónica para proferir desde una silla vacía un solemne discurso ante el pleno del Europarlamento, como “testimonio fehaciente de que por infortunio nada ha cambiado en el régimen neoestalinista cubano”.

El Premio Sajarov, dotado con 50.000 euros, fue instituido por los parlamentarios europeos en honor del disidente ruso del mismo nombre, físico atómico de prestigio mundial, cuya energía moral ejerció gran influencia en la perestroika dirigida por Mijail Gorbachov desde 1985, desencadenante del proceso de liquidación del sistema soviético seis años después. La distinción se otorga anualmente a los luchadores por la libertad de conciencia frente a la opresión. El primer premio recayó en Nelson Mandela en 1988. Otros dos fueron concedidos a representantes de la resistencia cubana: Osvaldo Payá Sardiñas en 2002 y las Damas de Blanco en 2005.

En su discurso, que fue también una requisitoria contra la dictadura cubana e indirectamente contra la diplomacia española, Guillermo Fariñas Hernández (Santa Clara, Cuba, 1962), psicólogo y periodista, pidió a la Unión Europea (UE) que no cambie su “posición común” frente a La Habana. Esa posición común, adoptada en 1996 a instancia del gobierno de José María Aznar, exige cambios democráticos en Cuba antes de cualquier acercamiento o apertura económico-comercial de la UE hacia la dictadura castrista. El disidente cubano advirtió: “Mi mayor esperanza es que no se dejen engañar [los dirigentes europeos] por los cantos de sirena de un régimen cruel de comunismo salvaje cuya única aspiración tras aparentar cambios económicos es beneficiarse de créditos e inversiones”.

En una declaración al periódico El Nuevo Herald, de Miami, Fariñas insistió: “Creo que es un día importante para la libertad de Cuba porque la que fue galardonada fue la rebeldía del pueblo cubano durante 50 años de dictadura comunista.” En realidad, tras el exilio que siguió a la instalación del régimen hace medio siglo, la disidencia empezó a manifestarse en 1970-1971, luego del escándalo internacional provocado por la detención del poeta Heberto Padilla y su posterior y pública retractación bajo el chantaje de los esbirros del régimen. Un acontecimiento que derribó del caballo a algunos intelectuales y escritores que hasta ese momento habían apoyado ciegamente el despotismo de estilo soviético reinante en la isla.

Desde su llegada al poder en 2004, los sucesivos gobiernos de Rodríguez Zapatero han mantenido una infructuosa guerrilla diplomática con el objetivo de lograr que la UE revocara la posición común adoptada en 1996, una condena implícita de la dictadura. Miguel Ángel Moratinos, mientras fue ministro, estuvo considerado como el principal abogado de los Castro en los diversos foros europeos. Nunca la diplomacia española resultó convincente porque tropezó con el rechazo de la mayoría de los países que vivieron bajo el yugo soviético, con especial vigor por parte de Polonia y la República Checa, cuyas opiniones públicas están muy sensibilizadas en los asuntos que atañen a la disidencia.

Frente a los que desean absolver a la tiranía cubana con el pretexto de que se están produciendo o incoando algunos cambios en la isla –exclusivamente la liberación de presos políticos bajo pena de destierro–, Fariñas expuso telefónicamente un programa para la transición que coincide con las exigencias mínimas de una conciencia europea democrática: la liberación de todos los prisioneros políticos, la legalización de partidos, sindicatos y medios de comunicación, el cese del acoso contra los disidentes, la eliminación de todas las leyes que violan los derechos humanos y un acuerdo para que los cubanos expatriados puedan volver a la isla sin temor de represalias.

En su enérgica y valerosa alocución, el disidente cubano acusó a los hermanos Castro de mantener un régimen esclavista: “Para los gobernantes cubanos nosotros somos lo que fueron mis ancestros secuestrados en África y traídos a la fuerza a América en pasados siglos”, esclavos sin libertad de movimientos. Fariñas es mestizo.

Las reformas son meramente cosméticas o están destinadas a la búsqueda desesperada de la eficiencia económica para mitigar la galopante miseria, el racionamiento de supervivencia o la feroz dictadura sobre las necesidades. Lo dice Fariñas y lo certifican la inmensa mayoría de los observadores. Los Castro reiteran que nunca actuarán como Gorbachov, pero no han hallado otra salida para evitar el derrumbe. El castrismo ha fracasado en sus repetidos intentos de remedar el modelo chino de control político y libertad económica parcial, pero los déspotas en su ocaso siguen fieles al tétrico y apolillado “socialismo o muerte”.

Los disidentes cubanos son hostigados, detenidos y encarcelados con el menor pretexto, están sometidos a la vigilancia permanente de la policía política y tienen que soportar el acoso y la denigración de la plebe, azuzada ésta por los peores esbirros del régimen, los jefecillos de los llamados comités de defensa de la revolución que controlan además el contrabando y la prostitución en el paisaje cada día más destartalado de La Habana y otras ciudades.

Para concluir esta modesta apología de Fariñas y la disidencia en general, reproduzco y suscribo las últimas palabras de su discurso en rebeldía ante el Parlamento Europeo: “Mis hermanos y hermanos de lucha e ideas democráticas, tanto los que están todavía dentro de las cárceles como los que aparentemente se encuentran en libertad en las calles y quienes partieron al duro exilio, proseguiremos nuestra desigual contienda y, si Dios nos ayuda, la ganaremos sin derramamiento de sangre.”

Sólo algunos políticos españoles mantienen la anacrónica visión de una Cuba resistente frente al imperialismo y confunden el gulag tropical con el paraíso del igualitarismo y el progreso. El eurodiputado español Willy Meyer, de Izquierda Unida, se ausentó del hemiciclo de Estrasburgo para no escuchar la vehemente exposición de Fariñas, que sólo duró seis minutos. Varios socialistas españoles (entre ellos, el vicepresidente del grupo, Miguel Ángel Martínez), a su vez, permanecieron sentados y con los brazos cruzados mientras el resto de parlamentarios, puestos en pie, aplaudían el discurso de Fariñas. Que conste.

El Parlamento Europeo ha condenado la situación en Cuba en cuatro resoluciones en los últimos seis años, la última en febrero pasado con ocasión de la muerte en huelga de hambre del disidente Orlando Zapata.

La diplomacia está obligada a proteger los intereses de España y de los españoles, que son importantes en la Perla del Caribe, pero su celo en esa misión debería ser compatible con la defensa de los derechos humanos y el respeto y la protección de los disidentes. Sabido es, sin embargo, que los intereses de un país son permanentes mientras que los regímenes y los gobiernos son pasajeros, por más que la dictadura de los Castro, como todos los regímenes similares, pretenda perpetuarse en medio de la devastación, la indigencia y la desdicha.

Anuncios

Responses

  1. […] valeroso periodista Guillermo Fariñas, que hace campaña por la liberación de todos los presos políticos, y que se niega a salir de […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: