Posteado por: M | 26 diciembre 2010

Persecución de los cristianos, silencio de Europa

Mientras Europa predica no sólo la tolerancia, sino la amalgama de culturas, el sincretismo ético, el respeto escrupuloso de todas las creencias, el multiculturalismo sin fronteras, las iglesias cristianas arden en Pakistán, Iraq o Nigeria, los cristianos son perseguidos o privados de sus derechos en muchos países musulmanes, además de China, y el ímpetu evangelizador no sólo decae sino que se asimila con el más nefasto colonialismo y tropieza con dificultades innumerables cuando no con la hostilidad por doquier. Por eso el papa Benedicto XVI hizo el día de Navidad un angustioso llamamiento a las comunidades cristianas del Oriente Próximo y China para que resistan los ataques y las vejaciones.

La Europa de la beatería multicultural rechaza que en su constitución política o el sucedáneo tratado de Lisboa, dos textos especialmente farragosos, aparezca una sucinta referencia a las innegables raíces cristianas de su cultura, o se indigna farisaicamente cuando los helvéticos regulan la altura de los minaretes, o cuando un caricaturista danés ejerce su libertad de expresión, o cuando un profesor explica en su cátedra la historia del islam, pero mantiene un cobarde silencio ante los agravios que sufren los cristianos más allá de sus fronteras. Un silencio realmente atronador, si se me permite el oxímoron, reforzado por el despotismo intelectual de lo política y diplomáticamente correcto.

El papa Benedicto XVI, que no tiene miedo, como ya predicaba su inolvidable predecesor (Non abbiate paura), alzó la voz el día de la Natividad de Cristo para recordar a esa Europa del silencio y el temor que no debe volverse de espaldas ni taparse los oídos cuando los cristianos están perseguidos “en Iraq y en todo el Oriente Próximo”, como en otras épocas lo estuvieron los judíos. Aún no se ha extinguido el dolor provocado en el Santo Padre por el asalto de una iglesia católica en Bagdad el 31 de octubre último, en plena celebración de la misa, y el asesinato de 52 fieles. Según la Comisaría de la ONU para los Refugiados, un millar de familias (es decir, unas 6.000 personas) han huido desde entonces de la capital iraquí para refugiarse en el Kurdistán. Ni el más leve quejido de los eurócratas.

El Pontífice no se limitó a pedir a los cristianos que perseveren en la fe, en medio del sufrimiento, la persecución y las tribulaciones, sino que recordó sus obligaciones al orbe civil y a “los responsables políticos y religiosos de todo el mundo que deben actuar en defensa de la libertad religiosa de todos”, sin discriminación de credos. Y pidió a los católicos de China que “no pierdan la esperanza por causa de las limitaciones de su libertad religiosa y de conciencia”. Muchos obispos católicos fueron forzados recientemente en Beijing a asistir a un cónclave de la denominada “iglesia patriótica”, dirigida por el mismo PPCh, en un delirio de regalismo que persiste en medio del progreso económico y de las obsequiosidades de Occidente.

Europa no debería olvidar que la religión estuvo siempre en el origen de las civilizaciones, las acompaña en su ascenso, pero también en su decadencia irreversible que preludia el retorno de la barbarie. La tiranía de la penitencia, como la llamó Pascal Bruckner en un luminoso “ensayo sobre el masoquismo occidental”, alcanza en Europa niveles tan grotescos como cobardes.

La llamada Iglesia del silencio renació en la Europa central y oriental de las cenizas del comunismo, pero el mutismo, el disimulo y la mordaza se han trasladado ahora hacia el oeste. Respiramos a diario una atmósfera de conformismo, miedo, afasia moral y renuncia, como si las energías espirituales se hubieran agostado definitivamente. Europa ni siquiera se atreve a pedir a los musulmanes o a China la reciprocidad para los cristianos. Y sospecho que la homilía de Benedicto XVI no será suficiente para reparar las fuerzas y ahuyentar el sopor pusilánime impuesto por los filisteos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: