Posteado por: M | 26 enero 2011

Fracaso de Putin en el frente antiterrorista

El atentado en el aeropuerto de Domodedovo, el más concurrido e internacional de Moscú, en el que perdieron la vida al menos 35 personas, constituye un trágico recordatorio de que Rusia libra una guerra subrogada contra el terrorismo de inspiración islamista y separatista en el norte del Cáucaso. Si la inicial resistencia armada en Chechenia, a partir de 1994, fue protagonizada por un movimiento nacionalista y laico, la situación se ha alterado sustancialmente en el último decenio, de manera que la insurgencia está dirigida actualmente por los grupos paramilitares del denominado Emirato del Cáucaso, un conglomerado musulmán que coordina a las facciones combatientes de toda la región: Chechenia, Ingusetia, Daguestán y Kabardino-Balkaria.

Aeropuerto de Domodedovo

Aeropuerto de Domodedovo (Moscú)

 

Las autoridades rusas y la mayoría de los analistas creen que la carnicería del aeropuerto es obra de los grupos islamistas que emplean habitualmente la técnica del terrorista suicida para atacar en los medios de transporte público y provocar el pánico en la población civil. El jefe del Emirato del Cáucaso, el checheno Doku Umarov, declaró en diversas ocasiones que los rusos iban a sufrir en sus hogares la guerra que hasta entonces veían por la televisión. La amenaza volvió a cumplirse cuando el aeropuerto de Domodedovo, orgullo del desarrollismo propulsado por Putin, se convirtió en un campo de batalla el 24 de enero por la tarde, en una de las horas de mayor afluencia.

No es la primera vez que el conflicto armado llega a Moscú en un decenio de rebelión y ataques de la insurgencia. El teatro Dubrovka fue tomado por los rebeldes chechenos, en octubre de 2002, y el rescate de los rehenes por las fuerzas especiales acabó en una espantosa matanza. Dos atentados suicidas en el metro de Moscú, en 2004 y 2010, causaron la muerte de 40 y 38 personas, respectivamente, y dos mujeres suicidas hicieron estallar los explosivos adheridos a sus cuerpos en un avión que había despegado del mismo aeropuerto en 2004 y provocaron la muerte de 90 personas. Los terroristas del norte del Cáucaso atacaron un mercado del extrarradio moscovita (2006) e hicieron descarrilar un tren Moscú-San Petersburgo (2007).

Ni el problema de Chechenia está resuelto ni la violencia se ha reducido, sino que se extiende como reguero de pólvora por todo el norte del Cáucaso. El contagio islamista no conoce límites, pues los jefes locales fieles a Moscú, como Ramzan Kadirov, presidente de la república federada de Chechenia desde 2007, cuyo padre y predecesor fue asesinado por los insurgentes, dirigen una guerra sin cuartel y sin piedad que enmascara con la supuesta estabilidad el odio y la sed de venganza de gran parte de la población. Como es notorio, con la bendición del Kremlin, Kadirov dispone de un verdadero ejército privado y está al frente de un poder mafioso que no respeta las leyes de la guerra ni los más elementales derechos de la población civil.

Los duros golpes del terrorismo constituyen el más hiriente fracaso de Vladimir Putin en los 12 años que lleva en el poder. Fue ascendido a primer ministro por un presidente Yeltsin vacilante poco después de los atentados con bomba en varios edificios de Moscú, aún no aclarados, que causaron casi 300 muertos, en septiembre de 1999, preludio de la segunda guerra de Chechenia. Su primera promesa fue la de proteger a los rusos de ataques como los que habían sembrado la desolación y el pánico en la capital. Mas los ultrajes terroristas no han cesado desde entonces.

El protegido y sucesor de Putin en la presidencia desde 2008, Dimitri Medvedev, reconoció ante las cámaras de TV, el 24 de enero de 2011, el doloroso resultado de una estrategia que no ha pacificado las repúblicas caucásicas ni ha liberado a los moscovitas de la pesadilla del terror. “Todas las políticas del Kremlin son un reajuste de corto plazo que no aborda las causas profundas de la inestabilidad de una región devastada por la guerra civil desde hace más de quince años”, dictamina el experto ruso Nikolai Petrov, de la Fundación Carnegie.

Las causas, como es habitual en este tipo de insurgencias, son muy complejas, tanto sociales como políticas, pero todas ellas se han visto estimuladas por la cruzada religiosa y la yihad (guerra santa), temeraria e indiscriminada, de los islamistas. Ninguna de ellas puede justificar y ni siquiera explicar el terror, pero si la urgencia para el Kremlin de organizar una respuesta menos rutinaria. Los escandalosos fallos en la seguridad del aeropuerto parecen confirmar que los regímenes autoritarios como el de Putin-Medvedev no garantizan tampoco la eficacia en la lucha contra el crimen, quizá porque la corrupción o la incuria hacen mella en las filas de la policía.

Rusia entra en un período de turbulencias y la respuesta contraterrorista puede ser contundente, lo que no implica que vaya a ser eficaz. Putin deshoja aún la margarita de su candidatura para la presidencia en las elecciones de 2012, luego de haber permanecido cuatro años como primer ministro y responsable último de la situación. La experiencia de un poder dual laboriosamente repartido entre el presidente y el primer ministro, con primacía de éste, no ha mejorado las credenciales democráticas del país ni ha producido las reformas legales que se esperaban.

El retorno de Putin a la presidencia terminaría con la ambigüedad, pero congelaría los problemas de la modernización, la democratización del sistema y la incorporación a Europa. Sería un nuevo éxito del eslavismo aislacionista y autocrático sobre el minoritario proyecto europeísta. En cualquier caso, el furor islamista mantendrá su desafío en el patio trasero del Cáucaso y probablemente alentará la opción del paneslavismo de los sueños imperiales y el poder implacable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: