Posteado por: M | 20 septiembre 2011

El espectáculo trucado de Strauss-Kahn en TV

La aventura folletinesca, judicial y escabrosa de Dominique Strauss-Kahn no concluyó con su aparición en una cadena francesa de TV, el 18 de septiembre, en hora de máxima audiencia, en la que confesó su “falta moral” o pecado, es decir, su relación carnal con la camarera del hotel Sofitel de Nueva York, porque no aclaró nada de lo ocurrido realmente en la elegante y carísima suite 2806 el 14 de mayo por la mañana. El político socialista francés fue puesto en libertad sin cargos por un  juez de Manhattan, el 23 de agosto, luego de que el fiscal retirara la acusación, pero el procedimiento sigue por la vía civil porque la camarera guineana Nafissatou Diallo, que denunció una agresión sexual y se consideró ultrajada, reclama daños y perjuicios.

“No fue una entrevista, sino un golpe publicitario. Todo estaba preparado, fue una broma”, declaró el abogado de la camarera, Kenneth Thompson, en unas declaraciones a la agencia de prensa francesa (AFP), al referirse a la intervención televisada de Strauss-Kahn, que fue preguntado amablemente por la periodista Claire Chazal, amiga personal de su esposa, la multimillonaria Anne Sinclair, que también fue estrella rutilante de la pequeña pantalla.

Los políticos, y no sólo en Francia, están habituados a esas entrevistas balsámicas o propagandísticas, que más parecen una sesión de masaje o un ejercicio de adulación que la requisitoria o al menos el incisivo interrogatorio que se espera del verdadero periodismo. Las preguntas y respuestas suelen estar pactadas de antemano y eluden todos los asuntos vidriosos para centrarse en las supuestas virtudes privadas o públicas, en este caso la inocencia, del entrevistado, al que se sitúa mediáticamente en un pedestal inmerecido.

Que una escena semejante se produzca en una cadena privada de TV, en el llamado prime time, en un escenario sobrio pero enfático, refleja hasta qué punto el periodismo se ha degradado en Europa (Francia no es una excepción) y se utiliza para agradar o favorecer descaradamente a los que tienen el poder político y/o el dinero. Extrañamente, la gran mayoría de las entrevistas con políticos son “a favor” del entrevistado, están estudiadas, calculadas y a veces pagadas de manera subrepticia, cuando deberían ser sistemáticamente “en contra” y gratuitas.

Strauss-Kahn tiene contratados los servicios de la agencia de comunicación Euro RSCG, que muy  probablemente negoció la entrevista con la primera cadena privada de Francia. No fue, pues, una genuina pieza periodística, sino un espectáculo con todos los ingredientes para suscitar la curiosidad morbosa de las masas, como si se tratara de una serie televisiva en la que se mezclan el sexo, el delito, el misterio, el dinero e incluso la sospecha de un complot que DSK y sus amigos se encargan de insinuar y propagar.

Lo más denigrante de la entrevista fue que el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) volvió a faltar gravemente a la verdad y trató de convertir a la víctima en verdugo, sin aclarar lo que realmente ocurrió en la lujosa suite 2806 del hotel Sofitel de Manhattan. Exhibiendo el informe del fiscal de caso, Cyrus Vance, de notorias ambiciones políticas, DSK declaró: “Nafissatou Diallo mintió en todo, mintió sobre los hechos, presentó tantas versiones diferentes que no puedo creer ni una palabra, ella mintió en cada entrevista.”

Los espectadores no tenían delante el informe que mostraba DSK. Con frecuencia, las comparecencias están para eso, para engañar o despistar al público, o para que un político arrogante repute una mera “ligereza” su irrefrenable inclinación al galanteo y la humillación de las féminas. Una vez más, el poderoso socialista francés, figura oronda de la izquierda caviar, mintió con aparente aplomo y desvió la atención de las cuestiones cruciales. Es totalmente falso que el informe del fiscal diga que la camarera mintió en todo, sino que ofreció “versiones contradictorias” de lo ocurrido, por lo que “existen dudas razonables sobre la credibilidad de la denunciante” que desaconsejaron seguir el proceso con base en su testimonio. C´est tout.

La credibilidad de DSK también está en entredicho. Al admitir que mantuvo una relación sexual de tan sólo nueve minutos de duración, una ligereza más entre las muchas que le asignan las crónicas, pero que no existió ningún tipo de agresión sexual, sugiere, aunque no lo diga, que la camarera se entregó voluntariamente a sus encantos de macho en celo. Y añadió, además, que su “falta moral no fue tarifée” (mediante pago de una tarifa). En fin, un incidente de vodevil narrado con impostada solemnidad. Pero se pregunta Le Monde: “¿Cómo una relación de nueve minutos, no comprada, pudo mantenerse entre un hombre rico y una camarera sin alguna forma de coerción?”

El proceso penal está archivado, pero el civil sigue abierto, como afirma el abogado de la camarera, lo que obligará a Strauss-Kahn a presentarse ante la justicia norteamericana y responder bajo juramento a las cuestiones que los letrados le formularán por escrito. Según la conjetura más extendida, sólo podrá salir indemne del laberinto si negocia con los abogados de la reclamante. No sabemos cómo conquistó a la camarera inmigrante, ni si infringió la ley de Nueva York que prohíbe la prostitución. La sórdida compra de los favores le pondría de nuevo bajo los focos de la ley. Estoy seguro de que necesitará más de una entrevista complaciente para lavar su imagen.

También Bill Clinton mintió en un primer momento, bajo juramento, sobre sus devaneos con la becaria Monica Lewinsky, por lo que luego tuvo que confesar que la relación había sido “inapropiada”, además de continuada; reiteró que estaba arrepentido por haber mancillado el Despacho Oval y pidió perdón al pueblo norteamericano. En vez de ofrecer sus avergonzadas excusas al pueblo francés, Strauss-Kahn simplemente hace acto de contrición por su desliz y echa la culpa a su partenaire, de manera poco caballerosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: