Posteado por: M | 9 julio 2012

Conmemoración europea en Reims

El presidente francés, François Hollande, y la cancillera de Alemania, Angela Merkel, celebraron el cincuentenario de la reconciliación franco-germana el 8 de julio, en el mismo lugar en que fue sellada por el general De Gaulle y Konrad Adenauer, en el atrio y el interior de la catedral gótica de Reims. La conmemoración coincide con un momento delicado de las relaciones franco-germanas y una grave crisis en torno al euro. Las espadas siguen en alto desde la última cumbre comunitaria de Bruselas (28-29 de junio), en la que el jefe del Estado francés respaldó a los agobiados primeros ministros de España e Italia en un intento de forzar la mano de Merkel para compartir los costes de la deuda soberana y promover el crecimiento.

Merkel y Hollande en Reims

La hermosa catedral de Reims tiene una larga historia vinculada con los avatares del continente. En ella se coronaban los reyes de Francia, fue ocupada por los prusianos en  1870 y sufrió graves daños al ser bombardeada varias veces por los alemanes durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918). El 7 de mayo de 1945, el general Eisenhower, a la sazón jefe de los ejércitos aliados en Europa, recibió en Reims la capitulación alemana de manos del general Jodl, en uno de los actos finales de la Segunda Guerra Mundial. La ceremonia de la rendición se repitió dos días después, en un Berlín en ruinas, a demanda de los soviéticos.

Cuando el general De Gaulle, héroe dela Resistencia, y el canciller Adenauer, el primer jefe de gobierno de la República Federal de Alemania (RFA), ambos fervientes católicos, acudieron a Reims hace 50 años estaban firmemente persuadidos de las raíces cristianas de Europa puestas en tela de juicio por la Europa posmoderna y multicultural, supuestamente con el prurito de secar o al menos interpretar restrictivamente las tres fuentes de la cultura europea: la filosofía griega, el derecho romano y el legado religioso judeo-cristiano. Nada mejor que una catedral y una misa solemne, “una misa por la paz” –pensaron De Gaulle y Adenauer, dos gigantes de Europa– para inaugurar la reconciliación de sus naciones después de casi un siglo de hostilidad, guerras y devastación.

La amistad franco-alemana, consagrada meses más tarde por el tratado del Elíseo (22 de enero de 1963), plasmada en la cooperación bilateral, coincidió en el tiempo con un período especialmente borrascoso de las relaciones entre los dos bloques. Jruschov inició la construcción  del muro de Berlín el 13 de agosto de 1961 y en octubre de 1962 se produjo la crisis de los misiles soviéticos en Cuba, cuando el mundo estuvo de nuevo ante el abismo de la guerra nuclear. Fue “el invierno muy frío” que auguró Kennedy ante el líder soviético en su primera cumbre de Viena, el 4 de junio de 1961, aunque preludio de la llamada coexistencia pacífica.

Luego de haber sido desairado por anglosajones (Kennedy y MacMillan), que rechazaron su idea de un directorio atlántico, el general De Gaulle retiró a Francia de la organización integrada de la OTAN, puso el veto al ingreso de Gran Bretaña en el Mercado Común (enero de 1963) y se volvió haciala RFA para consolidar la empresa europea con una estructura de tipo confederal (mantenimiento del criterio de la unanimidad de las decisiones importantes o derecho de veto de cada Estado miembro) que frenó el impulso federalista inscrito en los tratados fundacionales de 1957. Como es obvio, las tensiones entre federalistas y nacionalistas, muy antiguas entre los socios, están de rigurosa actualidad.

Los fastos del cincuentenario de la reconciliación se agotaron en una ceremonia sin sustancia, pese a que la cancillera alemana recalcó que es necesario extraer “las razones pertinentes” del pasado y abogó enfáticamente por la convergencia económica y política. “Es un trabajo hercúleo, pero Europa es capaz de lograrlo”, subrayó.

Francia mantiene su oposición a la llamada supranacionalidad, como se reflejó en el rechazo del proyecto de Constitución europea, en el infausto referéndum del 29 de mayo de 2005. En la Asamblea Nacional recién elegida por los franceses no hay mayoría viable para un gran salto en la construcción europea. Cada vez que Merkel habla de impulsar la integración fiscal, bancaria y presupuestaria, jalones ineludibles para compartir las deudas, Hollande más parece un De Gaulle empequeñecido, nacionalista sin grandeur, que un estadista socialdemócrata dispuesto a sacrificar la soberanía en el altar de la salvación del euro y de la empresa europea en su conjunto.

Cuando llega la hora de la verdad, Hollande parece sentirse incómodo con las exigencias alemanas de una unión cada día más estrecha y de un mayor rigor presupuestario, según el espíritu que alentaba tanto en los tratados fundacionales como en el de Maastricht (1992). Por eso apoyó las reivindicaciones de Italia y España frente a la cancillera en la cumbre de Bruselas, a sabiendas de que con esa actitud enfriaba las relaciones con Berlín y aplazaba una vez más la resolución del terrible dilema: la integración o la ruptura, las transferencias —la solidaridad hacia el sur—, con la garantía del rigor fiscal, o el estallido de la unión monetaria, según el lúcido planteamiento del francés Nicolas Baverez. No parece quela Europa del pensamiento débil esté en condiciones de superar ése y otros dilemas acuciantes.

La ceremonia de Reims fue ensombrecida por el descubrimiento el día antes de la profanación de 40 tumbas de soldados alemanes caídos en la conflagración de 1914-1918, en un cementerio militar de las Ardenas. Un acto bárbaro inmediatamente condenado por el presidente francés. Pero ni éste está dispuesto a ceder soberanía en nombre del rigor ni la canciller Merkel puede acceder a la mutualización de la deuda si Francia no ratifica el tratado fiscal. El futuro sigue sin estar escrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: